opinion

¿Ignorancia o hambre?

Opinión

Por: Estefany Espitia 

Siete personas murieron calcinadas, el último reporte oficial de las autoridades indica que ya son 20 las personas que perecieron en centros asistenciales tras la gravedad de las heridas y cerca de 40 más resultaron lesionadas con quemaduras de 2do y 3er grado en un lamentable hecho que se presentó el día lunes en el municipio de Pueblo Viejo y su corregimiento Tasajera, ubicado en el corredor vial que une a Santa Marta con Barranquilla y el cual es habitado por cerca de 10 mil personas.

El accidente se presentó sobre las 7:30 am luego de que un camión cisterna (vehículo que por lo general transporta líquidos inflamables) se había volcado a un costado de la carretera.

No pasó mucho tiempo desde que el conductor logró salir del vehículo, cuando varias personas quienes se encontraban cerca, decidieran empezar a robar el combustible, una tras otra, sin ni siquiera medir los posibles riesgos.

Frente a esta situación, muchas son las hipótesis que se han presentado pues en primer lugar el conductor aseguró haber perdido el control del camión al momento de avistar un reptil en plena vía, por otro lado, el Alcalde de Pueblo Viejo destacó un posible ‘micro sueño del conductor’.

A ciencia cierta no sabemos que pudo haber pasado, mientras tanto y no se realice la correcta investigación para determinar las causas del volcamiento. Sin embargo, algo que sí quedó claro a raíz de esta tragedia, es la insensatez, la falta de dolo, empatía y solidaridad del pueblo Colombiano. Pues se me hizo increíble ver, que justo después de la tragedia, las redes sociales rápidamente se llenaran de vídeos realizados por personas que sin escrúpulos compartieron con morbo como habían quedado las personas calcinadas y quemadas luego de la explosión, y no fue solo una, fueron varias las que dejaron ver ese racismo que nos consume como sociedad.

En Twitter, por ejemplo, rápidamente se hizo tendencia el hashtag Costeños y el hashtag tragedia dejando ver mediante estos, la cantidad de memes o imágenes que a muchos les parecieron graciosas pero que en realidad solo mostraron el triste panorama de una tragedia.

¿Qué tienen en la cabeza estas personas? ¿Por qué no pueden ver más allá de sus narices?

¿Hubo imprudencia por parte de la comunidad? Por supuesto que sí, y no hay que justificar un robo, pero no podemos dejarnos llevar por lo primero que vemos, supongo yo, que muchos de los que critican, no habían siquiera escuchado una vez en su vida el nombre de este pueblo y no creo equivocarme al decir que, estos señalamientos que hacemos hacen parte de nuestra ignorancia y falta de conocimiento ante las bajas condiciones que viven en este territorio, una comunidad que tristemente vive del día a día, un lugar en donde no cuentan con un servicio de energía y mucho menos de agua.

Es triste, pero real, reconocer que, en primer lugar, lo sucedido no es más que una lucha de nuestros hermanos por sobrevivir ya que en ocasiones la necesidad es más grande que el sentido común y en segundo lugar que, las tragedias como estas, que duelen y enlutan a una comunidad completa, son las ponen a los territorios echados al olvido, en el mapa del interés nacional.